Creativo: El Estilo de la Diversión

Durante este recorrido por los 7 estilos universales, hemos explorado estilos que llaman la atención por su discreción y sencillez, otros que viven en su propio mundo y otros que son el centro del espectáculo. Pues, así como el estilo romántico, el estilo del que hablaremos hoy vive creando su propio mundo y luchando por mantenerlo y, así como el seductor, constantemente está en la mira de todos y da mucho de qué hablar. Sin embargo, se trata de un estilo muy particular que tiene pocas similitudes con otros estilos, en especial con el tradicional, del que es casi opuesto y con el que, a menudo, no se lleva muy bien.

Si aún no has encontrado tu estilo entre los que hemos explorado, es probable que te identifiques con alguno de los dos que faltan, pues sus miembros se esfuerzan mucho por diferenciarse de otros estilos y a menudo tienen un aspecto muy variable. Sin embargo, recuerda que todas estas descripciones están llevadas al extremo, por lo que no es necesario que te identifiques con todo lo que aquí se expone. Con algunas generalidades que reconozcas fuertemente en ti, es suficiente para que te reconozcas dentro de algunos estilos y está bien que lo hagas con más de uno, lo importante es que, una vez los reconozcas, lo identifiques bien para que lo entiendas, te conozcas mejor y le saques el mayor provecho. Adentrémonos entonces en el mundo sorprendente y singular de:

El Estilo Creativo

Quienes se identifican con este estilo son individuos ingeniosos y arriesgados, que a menudo dejan a todos boquiabiertos por su actitud curiosa, divertida, genial y única frente a la vida. Su labor gira en torno a transformar todo lo tradicional en aventuras nuevas y poco convencionales, por lo que están constantemente creando y adaptándose a nuevos retos y entornos. Su imaginación y encanto da la sensación de que hacen parte de otro planeta o han venido de otros tiempos, por lo que les es fácil llegar a otros, gracias a su espontaneidad y comportamiento particular.

Pero para entenderlo mejor y como hemos hecho anteriormente…

Hagamos un ejercicio:

Imagina que te levantas y te das cuenta que te quedaste dormido en tu estudio. Miras el reloj, puedes vestirte con calma y organizar un poco tu estudio, pues no es un desastre pero tampoco te gusta tenerlo tan limpio, porque sientes que puedes bloquear tu creatividad. Te tomas un café y sales caminando al trabajo, te gusta tomar rutas diferentes y descubrir lugares nuevos aunque te retrases un poco. En el camino a tu oficina un par de personas admiran tu atuendo, pues siempre tienes mezcla divertida y a menudo recibes buenos comentarios. Tu equipo no está completo aún por lo que tomas un momento para organizar tus pendientes, pues mañana sales de viaje a Italia con tu pareja y tienes mucho por hacer.

El día se te pasa volando, sales de la oficina y vas a casa de tu pareja pues le ayudarás a empacar, porque sino es capaz de llevar 3 maletas cuando en realidad solo necesita una. Siempre te ha asombrado la necesidad que tiene la gente de empacar la casa entera cuando salen del país. Cuando terminan, van a casa de sus padres a despedirse. Se les va la noche charlando, pues sus padres siempre se muestran fascinados por tus ideas y curiosidades y te encanta compartirlas con cualquiera que esté dispuesto a escucharte.

Al salir, van a tu apartamento. Van directo al cuarto y se quedan dormidos fantaseando sobre todos los museos y espectáculos a los que tienen planeado ir. Te encanta viajar, pero no has tenido aún la fortuna de conocer Italia, su gente, su arte, su cultura, su música, su arquitectura, su historia. Todo esto es suficiente para que dormir sea otra aventura completa, llena de nuevas ideas que no puedes esperar para plasmar al día siguiente.

Si a veces te abruma la cantidad de ideas que tienes en tu cabeza, te encanta explorar y conocer nuevos lugares, personas y culturas y estás constantemente cuestionándote a ti mismo y a tu entorno, probablemente haces parte del estilo creativo.

Los creativos son personas independientes y originales, para quienes cualquier momento es apropiado para romper con lo establecido, crear mundos nuevos y demostrar con ello su autenticidad y singularidad, pues es así como expresan sus más fuertes valores y principios. Su idea de vida se basa en encontrar la libertad mediante el cambio constante de personas, lugares, situaciones y emociones para mantener siempre viva su creatividad, pensar fuera del cubo y transformar sus ideas en hechos que cambien, a su vez, el contexto en el que se desenvuelven.

Al estarse cuestionando constantemente componen el más versátil de los estilos, por lo que tienen valores maleables, lo que les facilita relacionarse con todo tipo de personas de diferentes ideologías, en especial con los niños, con quienes se identifican fácilmente

ya que representan para ellos una gran fuente de inspiración, pues son los que comparten su pasión y fascinación por todo lo nuevo y sorprendente. De igual forma, por sus ideologías fluctuantes y su necesidad constante de debate, dan mucho de qué hablar y a menudo los buscan por su visión fresca y sus contradicciones con sentido, pero sobre todo por su facilidad para encontrar soluciones en medio del caos.

Si eres parte del estilo creativo entiendes la importancia que tiene tu cuerpo pero, más que un elemento estético, representa para ti un vehículo para vivir experiencias y expresar emociones y sentimientos. Es por eso que puedes experimentar con él y llevarlo a dietas extremas de sumo cuidado y balance o de total descontrol y desorden, según el ánimo en que te encuentres. En cuestiones de deporte buscarás actividades raras, intensas y diferentes, que tengan un valor agregado por lo que sientes al realizarlas en lugar de limitarte a buscar las consecuencias que tienen sobre la apariencia de tu cuerpo.

Para un creativo la libertad en su vida depende de los pocos apegos que tenga, tanto físicos como a nivel interior, pues es así como podrá conocer mejor su propio mundo y el que lo rodea

Es por esto que es muy probable que nunca pases mucho tiempo en un mismo lugar o tengas una profesión basada en la creatividad, que te permita viajar y explorar el mundo, pero tengas una casa fija en algún lugar que te sirva para balancear el desorden, tanto de tus ideas como de tu agenda. No le tienes miedo a dejar fluir ninguna emoción, ya que todas serán válidas para ti, te ayudarán a crear cosas diferentes y a vivir más intensamente. Sin embargo, esta fluidez de emociones y creatividad  pueden sacarte mucho del mundo, por lo que prefieres hablar, comer o dormir muy poco, para poder fluir sin resistencias.

En cuestión de apariencia, el estilo creativo no es muy marcado por códigos claros y homogéneos, sino que se le reconoce por su gran versatilidad y flexibilidad y su lucha constante por no parecerse a ningún otro.

 Sus atuendos son a menudo extravagantes, pues encuentran su ropa en todos lados, en especial en tiendas de ropa usada, o la terminan haciendo ellos mismos, aunque por alguna razón les queda muy bien y parece que solo funcionara en ellos. Su atuendo representa el estado vital en el que se encuentran en cada momento, por lo que también pueden tener (o piensen hacerse) alguna intervención corporal, como un tatuaje, piercing u otro elemento que reafirme su individualidad y valide su independencia.

Los creativos buscan constantemente nuevos retos en su indumentaria, por lo que posiblemente han usado ya todos los colores y explorado muchos cortes y peinados. Su juego de prendas femeninas y masculinas, junto con un excelente uso de complementos como pañuelos, gafas, y accesorios, genera en ellos impactos visuales muy interesantes. La comodidad es un valor importante, nunca lo pondrán por encima de una prenda divertida o interesante.

Su armario está compuesto normalmente de prendas desestructuradas que podrían encajar en diferentes estilos pero que ellos combinan para generar un aspecto único, mediante contrastes de colores, texturas o estampados.

Este afán por ser único y diferente con el que viven los creativos, llevado al extremo puede hacer que te pierdas un poco y llegues incluso a sentirte ridículo y a encasillarte entre tus excentricidades, por lo que puedes perder grandes relaciones y oportunidades a causa de tu dificultad de aceptarte como eres, pues piensas que son los adornos y locuras lo que te aportan carisma. Al llegar a esto te puedes encontrar en un tipo de caos que no puedes manejar, lo que te puede traer problemas físicos, laborales o personales, pues sientes que el mundo cae encima tuyo y te conviertes en una víctima con la que es difícil lidiar y puedes caer en depresiones importantes que te pueden llevar a dependencias o adicciones. Todos estos sentimientos resultan a veces abrumadores y pueden bloquear tu creatividad, limitando tu potencial y haciéndote perder el tiempo, con lo que te dispersas y no terminas concretando ninguna de tus grandes ideas.

Aunque te gusta tener ideas diferentes, tu interés por lo que otros piensan, en especial sobre ti, puede llegar al extremo, por lo que puedes recurrir al inconformismo para parecer interesante, agrediendo a otros sin darte cuenta y limitando tu propia libertad con tantas presiones. Esto surge de tu gran miedo por resultar interesante para otros, lo que puede hacer que en ocasiones te encierres o incluso te enfermes psicológicamente y pierdas las grandes oportunidades que ofrece tu talento.

Sin embargo, el estilo creativo es uno que, bien manejado, puede convertirte en una gran fuente de inspiración y cambio, si logras poner el foco en tu vida y tus objetivos para crear así grandes proyectos y conectarte con otros de forma genuina. Es importante que trabajes en conjunto con tu niño interior, creando un puente entre tus ideas y la realidad, que te permita centrarte, auto-valorarte y escuchar las ideas de otros.

Solo así serás capaz de ver, vivir y disfrutar de la sencillez de la vida, valorar la simplicidad y tolerar verdaderamente ideas divergentes, para así poder trabajar en equipo y llevar a cabo tus ideas con la ayuda de otro tipo de habilidades de las que debes aceptar que careces.

Unirte a proyectos artísticos y sociales o innovaciones en sectores tradicionales, te ayudará generar verdaderos cambios en tu entorno y facilitar para otros espacios de creatividad y reflexión que aporte frescura y visión del futuro y ayude a otros a encontrar su propio talento.

Las personas de este estilo están llenas de ideas, pero deben aprender a seguir órdenes y escuchar a otros para gestionarlas mejor y sacarle el mayor provecho a su potencial. ¿Quieres saber más sobre cada estilo y cómo llevarlos al siguiente nivel? No te pierdas mi webinar en vivo, gratuito: “Descubre tu estilo, renuévalo sin gastar dinero y crea looks inolvidables“, el próximo jueves 5 de septiembre a las 7 p. m. de Bogotá.

avatar
  Suscríbete  
Notificar a