Estilo Natural: La sencillez en los Detalles

¿Haz escuchado hablar acerca de los 7 Estilos universales? Cuando hablamos de siete estilos universales, entiendo que pueda sonarte como un sistema en el que estamos encasillando a todo el mundo en 7 estereotipos inflexibles entre los que, obligatoriamente, cada persona debe encajar en uno de ellos. Pues bien, para poder adentrarnos en el mundo complejo y extenso que implica cada uno de ellos, necesito que te saques esa idea de la cabeza.

Este sistema se basa en ciertas características y situaciones que son comunes a grandes grupos de personas y que te pueden ayudar a reconocer cosas de ti que puedes no haber notado antes. En otras palabras, cada persona representa un estilo particular y diferente en sí mismo, pero este sistema ha recogido 7 tendencias que se pueden encontrar en personas de cualquier parte del mundo y que te ayudarán a identificar cosas que puedes reconocer en ti mismo, que te facilitarán el logro de tus objetivos o que te pueden estar impidiendo alcanzarlos.

Sin embargo, cada ser humano es un mundo en sí mismo y es por eso que es posible que tú te identifiques con más de un estilo o que incluso reconozcas en ti un poco de cada uno de ellos. También es posible que te reconozcas claramente con uno en particular, aunque lo más común es que te identifiques con dos de ellos y,

generalmente, uno de ellos representará aquello de ti que te limita (Estilo Limitante) y el otro es todo aquello a lo que puedes sacarle provecho (Estilo Potenciador). De estos dos tipos de estilo hablaremos más adelante, pero lo importante ahora es saber que ninguno es malo o bueno y responden a tus necesidades en cada momento de tu vida, por lo que puede cambiar mucho a lo largo de ella. Por eso te va a resultar muy útil leer sobre cada uno, a medida que los comparta cada semana, para que veas lo que tienen para aportarte; reconozcas cuál (o cuáles) te conviene más adoptar para cumplir tus metas y diseñes un estilo claro, que te permita construir un armario que te ayude a cumplir todos tus objetivos. Con tu imagen podrás lograr muchas cosas, pero también necesita un orden y un plan, que lograrás al estructurar tu estilo.

Así pues, a medida que leas sobre cada estilo, ten en cuenta que cada uno está llevado al extremo, lo que no significa que tengas que identificarte con cada cosa que lees. Son solo particularidades que puedes tener en cierto grado y te servirán para extraer lo que podrías usar y aquello en lo que quisieras trabajar. No siendo más, acompáñame entonces a explorar el mundo del primero de los estilos:

Estilo Natural

El Estilo Natural

Hay quienes afirman no prestar atención a lo que se ponen, pero creo que es cuestión de reconocer aquello que los lleva a elegir una prenda sobre otra. Cuando vas de compras, o incluso cuando abres tu armario por la mañana o la noche anterior para decidir qué ponerte, tienes en mente ciertas cosas que te interesa tener en cuenta, por consciente que seas de ellas o no. La mayoría de aquellos quienes afirman no tener NADA en cuenta a la hora de comprar o vestirse, son personas que buscan comodidad, sencillez y libertad de movimiento por encima de todo, por lo general usan prendas básicas, clásicas y atemporales y no son muy arriesgados en temas de color, estampados o siluetas. Si crees que eres una de estas personas y puedes reconocer que a veces caes en el descuido de tu apariencia, muy posiblemente haces parte de esta primera tendencia; El estilo natural.

Pues bien, la sencillez y la comodidad son efectivamente los aspectos que caracterizan principalmente a este estilo. Se reconoce porque es el que expresa la mayor confianza con la menor cantidad de recursos personales, es decir, con muy pocas cosas, en sus detalles y con elementos muy sencillos y básicos, logran mostrarse tal y como son, por lo que se ven confiables, amigables y abiertas a todo. Es por esto que una persona con estilo natural es posiblemente a quien elegirías para pedir indicaciones o direcciones o tal vez para confiarle tus mayores intimidades y pedirle consejos. Sobre todo porque esta amabilidad está generalmente acompañada de una personalidad alegre, un muy buen humor y un optimismo constante que les permite disfrutar de los placeres sencillos de la vida, sonreír, conectar con cualquier tipo de persona y romper el hielo en cualquier situación

Hagamos un ejercicio:

Imagínate levantándote temprano y saliendo a trotar al parque, te encanta darle la vuelta a un lago y pasar por la tienda comprando pan integral artesanal. Llegas a casa, te das un baño corto, te pones unos jeans, una camisa o blusa blanca y unos zapatos color miel y sales al trabajo.

Al llegar, todos te saludan como emocionados de que por fin llegaste y se te acercan algunos en el transcurso de la mañana a charlar contigo, contarte lo que les pasa y pedir tu consejo. A la hora de almorzar vas a un restaurante cercano con tus amigos, la comida es casera y el ambiente es colonial o rústico y disfrutas de un buen rato riendo y charlando.

Cuando vuelves a casa del trabajo, te recibe un animado cachorro y te tiras al piso a jugar con él un momento para luego sacarlo a pasear al parque y dejarlo libre un rato mientras lees un buen libro.

Luego vuelves a casa y te sientas con tu pareja a ver una película en tu sofá favorito que, aunque ya está un poco viejo y desgastado, es suavecito y supercómodo y no lo cambias porque un sofá nuevo nunca se sentirá igual, así que sigues tu lema de «si funciona, ¿para qué cambiarlo?».

¿Esto podría fácilmente ser un día normal en tu vida? Si la respuesta es sí, te identificas claramente con el estilo natural, así que lo más probable es que busques siempre prendas de tejidos naturales, de colores neutros como blanco, negro, gris, kaki, beige y azul oscuro, zapatos planos y suaves y rara vez uses accesorios o maquillaje.

Te caracterizas por la ausencia total de complicaciones, por lo que tu pinta ideal es jeans, tenis, una camiseta básica y fresca y un sweater calentito y cómodo para cuando hace frío, y prefieres no comprar ropa a tener que comprar algo que tengas que planchar.

Le prestas poca atención a tu apariencia y esto puede hacer que te veas informal, desarreglado, desaliñado o fachoso a causa de tu afán por buscar comodidad, por lo que poco te arreglas y rara vez vas a la peluquería. Todo esto, porque puedes llegar a ser muy perezoso y es por eso que te sientes disfrazado en eventos muy protocolarios pero podrías ganar el premio al mejor disfraz en una fiesta de Halloween.

Una persona de estilo natural puede ser un gran deportista, pero lo más probable es que no le maten los gimnasios y prefiera ir a trotar o correr, ya que se cuida más por el amor que le tiene a su cuerpo que por una razón estética. Y es que se ama como es, sin pretensiones, por lo que cuida y siente su cuerpo y muy probablemente no le faltan productos de aseo naturales en su rutina diaria, lo que habla de un gran amor que tiene a los animales y la naturaleza.

El estilo Natural

Por toda esta sencillez y vitalidad que proyectan, son algo así como el amigo que todos quieren tener, por lo que suelen ser líderes naturales aunque lo último que les interese es ser el centro de atención o la figura de autoridad. Por lo general suelen ser buenos siguiendo las normas pero no muy buenos imponiendo su propia autoridad y su aspecto no les ayuda mucho, por lo que no solo son muy confiables sino también muy confiados y pueden caer a veces en la ingenuidad.

Así mismo, su búsqueda de tranquilidad constante los lleva a dejarse un poco de lado a la hora de ayudar a otros, ya que huyen del conflicto por lo que prefieren esconder lo que sienten para evitar discusiones, convirtiéndose en personas muy leales y francas.

Pero, ¿qué hacer con esto? Si eres natural de alguna forma, tu objetivo principal es empezar a pensar en arreglarte como una forma de cuidar tu salud física y reflejar tu potencial. Vestir simple y cómodamente no significa sin estilo o aburrido y es en los detalles donde lograrás sacarle el mayor provecho a tu imagen. Así que deshazte de todas las prendas desgastadas y en mal estado que tengas y consigue prendas básicas, clásicas y atemporales, de buena calidad, que te permitan estar siempre cómodo pero bien vestido, sin dejar de lado tus gustos y asegurándote siempre que se ajusten adecuadamente a la forma de tu cuerpo. Dale sofisticación a tu atuendo usando alguna prenda o accesorio de un color fuerte o un estampado (las rayas y los puntos serán ideales). Finalmente, las trenzas y los recogidos desarreglados serán una excelente opción para organizar tu pelo.

Los de estilo natural son supremamente curiosos, pragmáticos y equilibrados, tienen un gran don de gente ya que tratan a todos por igual, y si le sacas el mayor provecho, podrás convertirte en un gran líder, con una gran atención al detalle y a los pequeños momentos, y serás de gran influencia para todos los que te rodean.

Recuerda que todos los estilos tienen algo que enseñarte. ¿Quieres saber más sobre cada estilo y cómo llevarlos al siguiente nivel? No te pierdas mi webinar en vivo, gratuito: “Descubre tu estilo, renuévalo sin gastar dinero y crea looks inolvidables“, el próximo jueves 27 de junio a las 7 p. m. de Bogotá:

avatar
  Suscríbete  
Notificar a