¿Quién soy yo?

Mi nombre es Lina Díaz y antes de ser asesora de imagen estudie Derecho. Aunque es una carrera maravillosa, era algo que no me apasionaba, por lo que nunca me sentí feliz con mi aspecto o mi estilo de vida. Llevaba mucho tiempo haciendo todo lo que me dijeron que me “aseguraría el éxito”, pero poco a poco me di cuenta de que jamás sería buena en algo que no me hacía feliz.

Así que decidí perseguir mi sueño y me fui a Nueva York a estudiar Mercadeo de Moda en la universidad de Parsons, después trabajé en marcas y revistas reconocidas para después ir a México para certificarme como asesora de imagen con ColourMe Beautiful. Finalmente, me certifico como coach de imagen.

Hoy, soy asesora y coach de imagen y, con mi empresa, me dedico desde el 2008 a impactar y transformar vidas, ayudando a personas y empresas a crear una imagen REAL y DURADERA, que sea creíble y coherente con los valores de la empresa a la que representan.

Mi éxito y mi felicidad los vivo y construyo día a día, educándome y capacitándome con los mejores, tomando cursos y mentorías con expertos como Tatiana Arias, Brendon Burchard, Diana Zuluaga y Vilma Núñez. Pero sobre todo, conociéndome cada día más y entendiendo que no solo basta con ser excelente en lo que hago, sino que debo construir también una imagen que lo refleje y me ayude a comunicarlo sin palabras.

ASESORÍA CORPORATIVA

En todo este proceso, tuve la oportunidad de conocer empresas y cargos de todo tipo y me di cuenta de la importancia de la apariencia personal en las relaciones laborales. Muchas veces pensamos que debemos vestirnos con pantalón o falda, camisa, blazer y tacones y con eso tendremos la imagen ideal. Pero vestirme así para asesorar a mis clientes no era lo más coherente, en especial cuando yo no me sentía cómoda vistiéndome así.

Fue así como me di cuenta de que lo verdaderamente importante es entender la esencia de la empresa para la que trabajo y el cargo que ocupo, para entonces crear una imagen que refleje los valores de esa empresa y me permita crear relaciones laborales fuertes y duraderas.

¿Qué tal si me acompañas y lo descubres tú también?